• Sigue toda la actualidad de Novelda en tiempo real.
  • domingo, 7 de junio de 2020

Cuando baje la marea

Interlineado+- ATamaño+- Imprimir

Jesús Navarro Alberola

En estos días me viene a la cabeza nuestro abuelo Jesús. Allá por los años 20 del siglo pasado salía a vender carteritas de azafrán sin saber leer ni escribir. Iba de tienda en tienda, la abuela Carmen las empaquetaba una a una. Cuando salía de viaje y enviaba por correo los pedidos, en las primeras cartas solo ponía el sello, no sabía que tenía que poner la dirección. Por supuesto, ¡nunca llegaron! Así empezó, así fue el inicio: a tientas, con pasos torpes. Pero la fuerza para seguir sin miedo era el empeño de tener su propio negocio y salir de la pobreza que le rodeaba desde pequeño. Con el tiempo, aprendió a leer y a escribir. Las cartas ya llegaban, el negocio crecía, mi abuela dejó paso a más personas que elaboraban los productos y nació su hija Carmencita, que puso nombre a la marca y a su esfuerzo titánico. Después vino la Guerra Civil. Todo destruido y vuelta a empezar.

Este es un ejemplo de cómo empieza un empresario: incansables, arriesgando todo cada día, sin red, llevando las preocupaciones a casa, robando horas al sueño y afrontando de cara y de pie las tormentas de la vida. Algunas de esas tormentas, gigantescas, como la que ahora azota a España y al mundo con la terrible forma de virus invisible.

¿Qué haría mi abuelo ahora? Pienso muchas noches y solo veo valentía, lucha e intuición para salir adelante. No tendría miedo de empezar de cero, sería un ave Fénix y, al igual que superó la guerra, superaría esta terrible situación en la que nos encontramos. Así era mi abuelo y así son la mayoría de los empresarios, siempre en primera línea de la batalla. Siempre caminando por el borde del precipicio. Por eso nos entristece cuando desde el gobierno se duda de nosotros, se nos pone bajo sospecha a la primera de cambio, se nos confunde con los especuladores y se nos juzga sin juicio.

Esa intuición, esa fuerza descomunal de mi abuelo es la que quisiera para mí cuando todo esto pase, cuando la marea invisible en la que todos estamos sumergidos se vaya. Porque se irá. Hasta ese momento, los días son iguales: la rutina del desayuno, hablar con la familia, videollamadas que se eternizan como si fueran abrazos lanzados al universo, comer escuchando la noticia esperanzadora de un final que no llega, las tardes eternas, los aplausos en el balcón a los héroes, todos, desde los que están en el frente de los hospitales hasta las valientes cajeras de los supermercados. Las noches frente al televisor o la radio, intentando comprender  lo incomprensible, el sueño intranquilo por la incertidumbre.

Pero de todo esto aprenderemos. Estoy convencido. Vivimos tiempos históricos, terriblemente históricos. Nada volverá a ser igual después de estos meses.

Cuando regresemos a las calles, volveremos a las cenizas de lo que fue nuestra vida de ficción y entonces, solo entonces, nos daremos cuenta de la dimensión de todo. Me aferro ahora a mi renovada fe en Dios, preparado para alejar de mí la cobardía y el egoísmo. Cuando volvamos a las calles, deberemos ayudar a los demás para que todos salgamos al mismo tiempo de este túnel que hoy parece no tener fin.

No debemos dejar nadie atrás. Ya se está quedando mucha gente atrás, en los hospitales, algunos incluso muriendo en sus casas, solos, o enterrados sin nadie que los acompañe. Cuando pisemos de nuevo las calles, habrá que llorar a muchos familiares, amigos, conocidos, compatriotas.

Pero volveremos. Y hay que empezar desde ya a preparar ese día, cuando la rueda empiece a girar de nuevo. No habrá que tener miedo. Por fortuna, a pesar de la incertidumbre actual, hay cientos de miles de autónomos, trabajadores y empresarios que están deseando que baje la marea para salir con más fuerza a navegar. Ellos son el motor, el corazón que siempre ha de latir.

La recuperación en la gran crisis que se nos avecina será posible si todos remamos en la misma dirección. Nadie sabe lo que se nos viene encima. Tampoco nadie intuyó lo que se nos venía. En esta sociedad globalizada, salvajemente consumista, capaz de destrozar la naturaleza, llena de odio y envidia que arrincona la humildad hasta convertirla en una rareza, donde el valor de una persona se mide por el tamaño de su cartera o su reloj, algo deberá cambiar. Cuando todo pase, ese espíritu de unión, generosidad y valentía que hoy se ve deberá imperar en nosotros siempre. Dejemos atrás las críticas interesadas, las luchas partidistas, los tuits incendiarios y el «y tú más». Pensemos desde ya en cómo afrontar todos juntos la recuperación. Cualquier otra cosa es echar leña al fuego. Ha llegado el momento de la humildad y el perdón. Para todos, pero sobre todo para nuestros políticos. Ya no hay margen de confianza, esto ya se acabó; y en la etapa de recuperación son ellos los que deben dar ejemplo. Tienen cerca la inspiración, en la gente que ahora se está jugando la vida por España: médicos y enfermeras, médicas  y enfermeros. Un poco de esa generosidad, de esa entrega y de esa humildad les bastaría para cambiar el rumbo político que tanto se está alejando de la realidad de la gente, de la realidad y de las necesidades de este país.

Cuando baje la marea habrá que mantener las fuerzas, aunque estemos cansados de haber luchado tanto tiempo contra el mar. Veo ahora a mis compañeros empresarios e, incluso aquellos que han tenido que parar, tienen ganas de volver. Ansiosos por volver a subir al ring. No perdamos esa esperanza, que nunca falte esa intuición que guio a mi abuelo hace un siglo. De lo contrario, ¿qué nos quedaría? Nuestra lucha final debe ser caminar hacia un mundo mejor, donde nuestros nietos estén orgullosos de lo que hicimos.Tengo la sensación de que todos somos soldados a punto de divisar las playas de Normandía. Que Dios nos dé el valor de saltar a la arena… cuando baje la marea.

Comentarios:

  • Ana María Hernández González 02 de abril de 2020, 08:55

    Una carta llena de emociones sentimientos y sobre todo mucho ánimo.. en positivo es cómo tenemos que pensar..... vamos entre todos a conseguirlo seguro.....

  • Francisco J. Molina 02 de abril de 2020, 11:15

    Buenos días.
    Aplaudo y comparto sus palabras Jesús.
    Pero más aún sus donaciones al Hospital Comarcal de Elda y algunas otras que seguro no han querido hacer públicas.
    Gracias por su encomiable labor en estos difíciles días.

  • Estilita Martínez Fernandez 02 de abril de 2020, 12:09

    Muy emotivo. Yo también podría escribir algo parecido. Son muchas las historias de este país que nos unen de corazón. Volveremos a darnos las manos todos unidos.

  • Roberto Ribelles Martínez 02 de abril de 2020, 14:47

    Lo peor de todo esto es la maldad de algunas personas, políticos que están criticando en vez de proponerse una bajada de salario para tratar de ayudar, no solo a la economia del país, también a los/as mas desfavorecidos ,la parte más débil de las familias que son los que peor lo van a pasar!

  • Muy. Bueno. 02 de abril de 2020, 16:08

    Ojalá no te equivoques. Y vaya todo bien. Y que nuestro Dios. Nos ayude .

  • Joaquina Castello Quiles 02 de abril de 2020, 18:41

    Cuando baje la marea, y las olas se alejen de la orilla llevandose con ellas, este virus invisible y silencioso, entonces será nuestro momento el de saltar a la playa, todos juntos aunando esfuerzos para volver a retomar nuestras vidas, vidas que ya no serán las mismas, pero estoy segura de que serán mejor, quizá esta pandemia nos haya traído nuevas enseñanzas, o se haya llevado a personas queridas, quizá la propía vida nos este dando una lección, pero de lo que no cabe duda es de que cuando todo esto pase, estaremos preparados para salir hacia adelante y renacer de nuestras cenizas.
    Saldremos de esta.

  • Carmen Berbegal 02 de abril de 2020, 21:03

    Jesús, excelente artículo en el que comparto muchas de tus reflexiones. Muy buenas enseñanzas te dieron tus padres y abuelos, mucha sabiduría hay en sus palabras. Ánimo y a prepararnos todos como los soldados que van a la batalla y todos a una !! venceremos antes y mejor, un saludo .

  • F.GINER (Entrenador) 03 de abril de 2020, 00:53

    ¡¡¡MUY SABIAS PALABRAS AMIGO JESÚS¡¡
    Solo me resta confesar que después de leerlas,tengo unas sensaciones de màs tranquilidad y esperanza, de que con paciencia saldremos adelante. Y de que todos los problemas que tuve que pasar, se quedaron "pequeños" después de conocer este "maldito enemigo" que seguro venceremos. GRACIAS por todo.

  • Eleusis Guardiola palomares 03 de abril de 2020, 15:03

    Hola Jesús, soy un ciudadano más de este nuestro pueblo. Tus palabras me llenan de tranquilidad en estos días tan difíciles, orgulloso de tener un empresario en este pueblo tan grande como tú, y con un corazón tan grande como el que tenía tu abuelo.

  • Maria Nubia White Ordoñez 03 de abril de 2020, 15:06

    un emotivo mensaje que está lleno de humidad, un mensaje esperanzador, un mensaje de un hombre luchador, sincero, trabajador. Yo soy admiradora de Don Jesús Navarro, porsu pujanza, por querer dar a Novelda un nombre y un reconocimiento digno..Mil gracias y un abrazo.

  • Deja tu comentario:

    Los comentarios serán moderados por el editor.
    Todos los campos son obligatorios.
    Tu dirección de email no será publicada.

    Buscador

    Últimos comentarios

    06 de jun de 2020, 23:21 noveldero

    magnifica persona / magnifica familia

    Fallece Don Luís Navarro Cantó uno de los fundadores de CARMENCITA
    06 de jun de 2020, 21:33 LUIS MARTINEZ DAVO

    Una generacion que se nos va, y que lucho por unos ideales que ahora
    no le damos importacia. La normalidad en que vivimos ahora, es
    gracias a personas como Eleuterio. Que con su aportacion a nivel local consiguieron dignificar la sociedad noveldense

    Ha fallecido Eleuterio Abad Cazorla
    06 de jun de 2020, 20:55 LUIS MARTINEZ DAVO

    Persona que transmitia serenidad y compresion, fue poco lo que yo hable con el, pero me quedo grabado esa impresion, y la recuerdo
    perfectamente.

    Fallece Don Luís Navarro Cantó uno de los fundadores de CARMENCITA

    Farmacia de guardia

    Ldo. J. I. Ojeda Jover
    Avda. Constitución, 41
    965 607 293

    Localizar en callejero

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información ACEPTAR